Tomate frito casero

Hola Ninjas!

Siempre tenemos en el congelador varios botes de tomate frito casero para cualquier plato (legumbres, arroz, pasta…) En casa hay una niña de 3 años que las verduras no las quiere ver ni en pintura por lo que, como veréis, este tomate tiene varias de ellas. También le suelo añadir quinoa, que aparte de textura, nos aporta proteínas.

Podéis echarle las verduras u hortalizas que queráis. No le hemos puesto nada de sal. Cuando lo utilicéis para hacer un plato ya lo rectificaremos.

Os cuento!


Ingredientes

  • 1 bote de tomate triturado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Calabacín
  • Puerro
  • Zanahoria
  • Quinoa (1 puñadito)

Elaboración

  • Troceamos las verduras. No hace falta que sean trozos pequeños, luego lo vamos a pasar por la batidora.
  • Ponemos modo SEAR/SAUTE Echamos un chorrito de aceite en la cubeta y cuando esté caliente añadimos las verduras. Doramos unos 10m más o menos
  • Incorporamos el tomate triturado dando un par de vueltas. Echamos medio vaso de agua (o caldo vegetal si queréis, a gusto)
  • Programamos PRESSURE LOW 30m y colocamos la tapa en posición SEAL
  • Despresurizamos (ella sola o manualmente, como prefiráis)
  • Pasamos a un vaso batidor amplio y trituramos hasta que quede una textura similar al tomate frito de bote.

Nos han salido 5 botecitos. Aguanta perfectamente el congelado y en la nevera 3 o 4 días sin problema.

A disfrutar y que aproveche!!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *